Saltar


¿Ves el precipicio?

Pues habría saltado si hubiese sabido que no había peligro. ¿Pero quién te asegura que no habrá daños? Si hasta en el amor a veces hay destrozos.

Y hubo una vez en que tuve miedo, hace mucho tiempo, pero encontré a alguien por quien merecía la pena saltar al vacío hubiese daños o no.

Y tal vez ese fue el problema, que saltamos. Saltamos tan alto que no pensamos que en algún momento caeríamos y que todo al final acabaría haciéndonos daño. Y hemos dejado de luchar, de apostar, hemos dejado de vencer a los miedos.

Pero quiero que sepas, que salté, salté por ti, tan alto, aun sabiendo que el salto podría matarme.

La pregunta ahora es:

¿Seremos capaces de volver a saltar?

Anuncios

Yo antes perdía trenes…

Yo llegaba tarde a todos mis trenes.
Y entonces te vi, entre tanta gente, te vi.

Recuerdo meterme en tu perfil y mirar una y otra vez tus fotos, las pasaba, retrocedía, me salía, bloqueaba el móvil, y al rato me volvía a meter para ver si en algún momento me habías hablado. Fantaseaba con como eras hasta que un día por fin ahí estabas, hablándome.

Y entonces pasó, porque las cosas mas importantes que pasan, y que pasaran en tu vida, lo hacen sin avisar.
Y así pasaste tú, sin avisar, para convertirte en lo más importante que alguna vez he tenido que cuidar.

Desde entonces, ya no pierdo trenes, porque tú siempre me llevas en coche.

Y porque a la única cita a la que no llego tarde es a la cita que tengo con tu boca. Y créeme, a esa cita soy muy muy puntual

IMG_20171010_203109_276.jpg

Repitiendo de ti

Yo no viviría días especiales en bucle, ni momentos, ni siquiera viviría mi vida una y otra vez en replay. 

Tan solo me conformaría con vivirte a ti repetidas veces . Dónde sea y cuando sea. 

Pero siempre a ti una y otra vez. 

Y así, cuando me despertara en la vida que fuese, y volviera a ver esos ojos verdes abriéndose para enseñarme lo bonito de las tonalidades del mundo, me volvería a encontrar enamorándome una y otra vez de ti, en bucle, en replay, siempre en repetido, sin querer parar de mirarte a ti…. Solo a ti. 

Y volver a reincidir en los mismos fallos que me llevaron hasta ti y reproducir, copiar, duplicar, reiterar cada momento, cada noche que hemos dormido juntas, cada polvo en el coche, cada paseo por la noche por Madrid, cada escapada de fin de semana o puente, cada restaurante que hemos llenado de vinos, risas y besos y por supuesto, viviría también cada discusión para intentar ser mejor, ser mejor por y para ti. 

Así que, 

sí, 

si tú, 

todos los días.

En muchas vidas.

Cuando quieras.

Cuando quieras volvemos a empezar.
y me aprendo de memoria el color de tus ojos
los 21 lunares de tu cuerpo
y la parada de metro de tu casa.
 
Cuando quieras, volvemos a empezar.
y nos perdemos por Madrid
entre los bares de cañeo
y los besos en cada semáforo en rojo
que cambian a verde
y nos acaban pitando porque yo sigo besándote.

Cuando quieras,
joder…
Cuando quieras volvemos a empezar,
y me presentas a tus amigos
y me miras cuando hablo con alguno
y me sonríes entre tanta multitud,
y vienes a por mi para bailar conmigo
y me atraviesas el corazón con tu mirada.

Cuando tú quieras,
volvemos a empezar
y te vuelvo a tirar tantas fotos
que acabo con la memoria de mi móvil.
Y huimos de lo que quieras
y nos volvemos a ir a París.

Cuando quieras
me vuelvo a enamorar de tu forma de ser, de reir, de vivir,
y me vuelvo a sentir a salvo cuando nos vamos a dormir
y me pasas el brazo por la espalda.

Cuando tu quieras,
te vuelvo a desnudar cada cicatriz
y te curo cada herida con un
-Ya estoy aquí-.

Cuando quieras…
volvemos…
a empezar.
Porque yo siempre voy a estar esperándote,
a que me digas ven,
para echar a correr
y alcanzarte.

Me estoy perdiendo.

Me vine aquí porque necesitaba encontrarme
y a veces siento que me estoy perdiendo más aún.

Intentas sacarme a flote
y sin embargo acabo ahogándote.

Creo que necesito encontrar mi felicidad
y que solo dependa de mi
y no del resto del mundo,
ni siquiera de ti.

Necesito sentirme bien conmigo misma
y cuando eso suceda
empezaré a sentirme bien con los demás.

Una vez alguien me dijo
que los problemas empiezan a ser problemas
cuando nosotros los convertimos en problemas.
Y yo tengo muchos problemas,
no sé si me entiendes…

Desde que él se fue
me cuesta encontrarme,
tal vez se quedo parte de esa niña que era
y se la llevo con él
a esa estrella que miro desde aquí.

A veces estoy bien,
pero todo va por momentos.
Conocéis aquella frase de…
La felicidad no existe, solo existen momentos felices.
Pues… yo no creía en esa frase,
hasta ahora.

Yo sabía lo que quería para siempre,
y ahora sin embargo
el futuro esta igual de borroso
como cuando tienes los ojos llorosos
y no puedes enfocar.

Y el pasado es un fantasma
que me persigue
una y otra vez
para recordarme lo que una vez tuve
y lo que no volveré a tener más.

Aprovecha el tiempo
me dijeron
y creí que lo aprovechaba,
pero si pudiera volver atrás
haría tantas cosas diferentes…

Supongo que es algo
con lo que tengo que aprender a vivir,
el pasado es lo que fue
y ya no hay vuelta atrás.

Y no sé cómo
ni por qué
pero al final
siempre encuentro esa calma
y esa paz
cuando cierro los ojos
y recuerdo tus ojos.
Y siento lo mismo
que cuando estoy frente al mar
y la brisa me acaricia
y las olas vienen y van
y vuelvo a la playa
con una mirada
que tiene las tonalidades
de las hojas en otoño,
azul, verde, amarillo y marrón.img_20161212_215718-1

Aquel día…

Aquel día aprendí
que me gustaba perderme en tu sonrisa,
jugar con tus labios,
morderte lentamente
y luego alejarme
y mirarte.

Aquel día aprendí
que me provocabas insomnio
al subirme todas las noches
a las cuatro de la mañana a casa,
teniendo clase al día siguiente.

Que te puedes quedar dormida
mientras sonríes y fantaseas.
Porque a mi me ha pasado contigo.

Que estoy tan lejos de ti
que todos los días me duele
y a veces me mata.

Pero si me concentro
puedo sentirte.

Y aún me veo
como una niña pequeña
feliz y loca de alegría
porque tú
me habías comprado chucherías
aquel día.

img_20161107_213021

Me he ido de la ciudad

Me he ido de la ciudad,
te estoy buscando entre la gente
pero nadie se parece a ti,
ni tú a ellos.

Tanta multitud
y tantos corazones vacíos,
tanta magnitud
y tú tan lejos.

Tu sonrisa
me marco por dentro,
tal vez por eso
te pertenezco.

Echo de menos pasearme por la habitación de mi hermano,
hablar de pivas, de que tal le ha ido el día, de sus movidas.
Y aunque es el pequeño, siempre aprendía algo nuevo de él.

Echo de menos a mamá y a sus abrazos que lo arreglaban todo,
a sus consejos sobre la vida,
a leerle mis poemas,
o simplemente a su comida.

Desde hace un año tengo a una estrella en el cielo que me guía,
siempre que me pasa algo bueno pienso que ha sido él,
papá, hace tiempo que te fuiste
y yo a veces te siento tan cerca en mis sueños…

Ya sabía la suerte que tenía,
pero me he tenido que ir lejos de mi vida
para darme cuenta de que lo que realmente quiero
lo tenía en casa.

Que jodida a veces es la vida,
pero que bonita es en otoño
cuando se posa en tu mirada
y te miro a los ojos
teniéndote en mi cama.

img_20161102_201600