Seamos valientes

Suena de fondo: Olalla – Blanco White

IMG_20180919_220812_028

Hoy me han dicho una cosa fundamental que siempre se nos olvida...
Llorar es algo necesario para autorreagular nuestras emociones.
Muchas veces intentamos evitar pasar por el duelo,
pero es algo que realmente tenemos que vivir y superar.

Porque si reprimimos esa parte tan nuestra que nos está ahogando,
al final nos ahogaremos más.

Y sin poder evitarlo he vuelto a todos aquellos momentos en dónde he llorado.
La vez que más lloré en mi vida fue cuando aprendí a decir adiós para siempre, lloré cada noche sabiendo que no iba a escuchar nunca más su voz y que no iba a ir agarrada de su brazo al altar cuando me casara, ni le vería ser de esos abuelo que juegan con sus nietos y los malcrían dando chocolate.
Una de las veces que más recuerdo con cariño sin duda, fue cuando llamé a Ali para decirle que me habían aceptado en la universidad. Se asustó pensando que me pasaba algo al escucharme llorar. Y yo solo lloraba porque me sentía como alguien que había conseguido un Premio Nobel.
La última vez que lloré fue hace unos días... Me encontré con un recuerdo de esos que aún no has guardado bajo llave, y me desarme por completo. Así que escuche música, lloré y escribí con un colacao calentito. No hay mejor terapia.

Sin duda llorar siempre me ha ayudado a limpiar mi alma...
Me he sentido mejor después de soltarlo todo.
E incluso a veces ha sido como: -Ala, ya está fuera, así que se acabó-.
Llorar me ha hecho superar las cosas.
Verlo con otra perspectiva.
E incluso una vez lloraba tanto
que me di cuenta que tenía que dar un giro de 360° a mi vida,
y lo di.
Me fui de viaje porque me sentía perdida
y al final me reencontré yo sola por las calles de Japón.
Que extraño verdad?
Sentirte como en casa y volver a ser tú,
estando tan lejos de tu lugar de origen.

La gente piensa que si lloras es porque eres muy sensible. Pero he aprendido que llorar es de valientes que no tienen miedo de sentir, ya sea alegría, euforia, tristeza, enfado, impotencia o felicidad.
Llora si lo sientes, si lo necesitas, si las cosas van bien y te sientes tan feliz que vas a explotar o si todo va mal y quieres mandarlo todo a la mierda (hablando mal).

Llorar es de valientes,
así que seamos valientes!

 

Anuncios

daмe υna nocнe мáѕ

》¥ 》#monedajaponessa

daмe υna nocнe мáѕ:

Atraparte, mirarte, besarte.
Dame solamente esta noche y te prometo que no vas a olvidarme.
Si agarras mi mano, te enseño Madrid.
Nos perdemos por el centro. Empezamos con cervezas y bailando en La latina. Corremos por la plaza Mayor hasta sol. Te llevo a mi kilómetro cero (que eres tú). Entramos en un pub. Me encanta la manera que tienes de tontear conmigo de esa forma tan natural. Te muerdes el labio y me retas a otro chupito. Me dices que te acompañe al baño y yo sigo tu vestido en línea recta hasta desabrochartelo. Alguien llama a la puerta y dices que está ocupado, y me tapas la boca para no hacer ruido.
Bailas, como si el mundo se fuese a acabar mañana y me enamoro de tus alas.
El sol sale, y te acompaño a casa, hacemos el tonto y te llevo a caballito corriendo por Gran vía y tú te ríes a carcajadas. Cogemos el metro y te quedas dormida encima mía.

Y vuelvo para atrás… Al instante donde debí decirte: – Dame todas tus noches.

Así que… ¿te atreves?

¿Me das una noche más?

Ha vuelto el invierno…

》¥ 》#monedajaponessa
Suena ▶️Natos y Waor – Cicatricez

Tú, que fuiste la primavera más bonita de mi vida, te has ido y ha vuelto el invierno.
Ha llovido sobre nuestros fotos y están destrozadas. Ha nevado sobre nuestros recuerdos y está todo congelado.

No soy capaz de mirar a nadie como te he mirado a ti, ni siquiera de besarle. Es como si el tiempo no pasara y yo sigo en aquella noche en la que salí del coche y me fui con todos tus reproches y todas las cicatrices, sin mirar atrás.

Tengo mil motivos para odiarte y otros mil para quererte. Y no te confundas, sé quién eramos pero no sé en qué momento cambiamos. Y todo dejo de merecer la pena. Y todo aquello que antes nos mantenía juntas desapareció.

Ni siquiera puedo pensarte, porque se me pone la piel de gallina con tan solo pensar que te veo o que rozo tus labios.

No quiero volver contigo, es algo que he aceptado que nunca saldría bien, ni volviendo hacia atrás.

Pero lo hiciste a fondo, lo de enamorarme.
Y joder, eso duele.

Y aunque hoy te esté llorando… Brindo porque habrá un día en que ambas tengamos todo lo que queríamos… Todo lo que buscábamos.
Necesito a alguien que me haga la vida fácil, sin complicaciones. Y tú necesitas a alguien que luche por ti.

Y sabes? Llevabas razón, ni tú eres para mí, ni yo soy para ti.

Salvaje…

Es tal vez el caos más bonito que he visto.
Loca, a veces sensata, una niñata que se disfraza de mujer.
Ella tan nirvana y tan huracan puede llegar a ser tu calma y tu lugar favorito donde reír o llorar.

Te puede desmontar con una mirada o enamorarte con una sonrisa. Tiene el poder de curarte las heridas con besos en la mejilla. Abre sus alas, y te mira como diciendo, ¿vas a seguirme?. Pero no intentes enjaular su alma porque sino la asustaras y no la volverás a ver.
Es de esas personas que brillan con luz propia. Que ha aprendido a base de golpes a sobrevivir y ya no necesita a nadie para ser feliz. Sabe lo que es nadar en contra de la corriente y naufragar. Pero también aprendió que al final de la tormenta, sólo hay calma. Aunque ella no es de calma, es de bailar hasta las 6 de la mañana y desmelenarse. Nunca le han gustado seguir las reglas ni lo que suele estar correcto, más bien suele saltarselas con un guiño y añade un:
– yo para todo en la vida voy al revés-.

Siempre digo que hay caballos que nunca se pueden domar, porque son salvajes. Pues ella.. Es igual.
Salvaje, salvaje en la cama, salvaje en la vida, sonrisa salvaje.

Lo dicho… Ella es Salvaje, no se puede domar…

Miedo

》¥ 》#monedajaponessa
¿Cuántas cosas no hacemos por miedo?
¿Cuántas veces hemos callado palabras o tequieros por todo lo que podría salir mal si lo decíamos?
¿Cuántas veces no hemos saltado por si nos dábamos la hostia?

Siempre me dijeron, hagas lo que hagas, hazlo siempre con el corazón, y es mi filosofía de vida. Obviamente yo también tengo miedo, muchas veces, pero creo que siempre es mejor luchar por lo que se quiere que ni siquiera intentarlo.

Yo volví una vez a por alguien porque el corazón me lo decía así, y había miedo de que me dijera que no, de que me rechazara o incluso de mostrar mis sentimientos… Pero volví y salte y sí… me di la hostia jajajajaja y ahora me río de ello pero en su momento lloré. Pero por lo menos, nunca me quedé con esa espinita y me ayudó a pasar página.
Me encuentro últimamente a muchas personas que me dicen que no hacen cosas por miedo.
Lo peor que podéis hacer, es dejar que influya el miedo en vuestra vida.
Yo tengo miedo de irme sola a Japón dos meses, pero no por ello no voy a hacerlo. Tengo miedo de no ser lo que quiero ser o de fracasar, pero no voy a dejar de intentarlo por mucho que me caiga. Tenía miedo a la muerte y aprendí que es algo que tarde o temprano sucede. Tenía miedo de decir adiós para siempre y cuando murió papá me di cuenta de que nunca se dice adiós a la gente que llevas en tu corazón. Tuve miedo al irme a Estados Unidos y fue una experiencia que me hizo crecer.

Y al final te das cuenta de que tenemos miedo a muchas cosas que luego son insignificantes o que si a pesar del miedo las hacemos, luego piensas que has sido idiota por tener miedo.
Tener miedo, significa que estás vivo y que valoras la vida. Pero hacerle caso y dejar que el miedo tome decisiones por ti o que influya en tu vida… Eso, es estar muerto.

Vive, arriesga, salta, metete la hostia de tu vida, aprende de ella, crece, madura pero no dejes de ser niño, no crezcas nunca, baila, canta por la calle, desmelenate que el pelo suelto te queda jodidamente bonito.

Y ante todo… Planta cara a tus miedos. Y vive joder, VIVE.

Cuando quieras encontrarme…

Te prometo que si apareces…
No te voy a dejar escapar.
Que haremos que este frío de Madrid
se convierta en verano
con todos los besos que te debo.

Y me valdrá solo una mirada
para saber lo que quieres
y no tendré miedo de dartelo.

Y llenaremos todas las noches
de sexo
y de amor.
Y me seguirás a donde vaya,
y te seguiré a donde quieras ir.

Y nunca nos faltaran
copas de vino suficientes
para brindar por todo lo que nos queda
por vivir.

Ya no tengo prisa,
he aprendido que lo bueno
se hace esperar.
Y lo mejor que tenemos
es el saber disfrutar del AHORA.
Y ya me encargaré yo
de encontrarte,
cuando quieras encontrarme.

He dejado de…

He dejado de buscar en mi mente cualquier excusa tonta para hablarte.
He dejado de mirar nuestra conversación y verte en línea
y morirme de ganas de decirte que estoy ahí,
coincidiendo contigo
y mirándote sin verte.
He dejado de buscar el momento en que todo se fue a la mierda.
He dejado de cotillearte en todas tus redes sociales y verme todos tus stories.
He dejado de creer que volveremos como si nada hubiera pasado.

Ya no siento celos de la gente que te hace feliz,
sin ser yo.
Ya no me pone triste verte reír,
mientras yo lloro.
Ya no te odio.

Ahora, simplemente quiero alejarme,
encontrarme,
y sentirme completa sin ti.
Completa conmigo.

Tal vez llevabas razón y yo estaba equivocada cuando me dijiste esas palabras que me mataron:

-Yo no soy para ti- Me escribiste sin querer, dando a enviar aposta.

Pero yo te miraba a ti.
Solo a ti.
Tanto que te tengo memorizada.
Y ahora,
ya no miro a nadie
y he perdido la memoria.

IMG-20180115-WA0000